lunes, 20 de noviembre de 2017

Cartera guarda-horquillas


Hoy vengo con una costura poco común por aquí. Estas carteras guarda horquillas, aparte de muy prácticas, son un regalo muy resultón.

La idea la saqué de Instagram y recuerdo que había otra página que vendía un patrón de algo similar, pero ahora no me acuerdo. No tengo remedio. Si más tarde me entero, editaré la entrada para deciros cual era.




La niña es una fan de las muñecas Santoro, así que antes de empezar a coser, le pegué con la plancha a la capa exterior, unas aplicaciones compradas en un bazar.




Sin muchos detalles, el proceso que seguí fue el siguiente: para la capa interior divido el largo total (descontando el margen de costura) en tres partes. En dos de ellas coloco cintas, en la mitad de cada una, para enganchar las horquillas, y en la tercera una cremallera para guardar las gomas. Le coloco detrás una capa de fieltro para que de un poco más de consistencia a la cartera y la uno cosiendo todo el perímetro y las costuras que separan las tres partes para asentar. Aprovecho esta costura para sujetar la cinta de foe que servirá luego para cerrar.




Encaro los derechos de las dos capas y coso todo el perímetro menos un orificio que nos servirá para darle la vuelta.




Por último planchamos para asentar y cosemos todo alrededor para asentar y cerrar el hueco.






La foto con relleno es de otro modelo




Telas: Retales que andaban por casa.
Enlazo: Menuda Inspiración

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Chuli-Alpargatas


Llega un mensaje al mail. En el SewingCamp vamos a coser Alpargatas.

¿Alpargatas?

Bueno, no tengo ningún tipo de interés, pero si es en el SewingCamp, pues yo de cabeza.

Y poco chulas que han quedado!



En casa se las rifan, pero yo no las suelto, ¡me encantan!. Seguro que este verano hago más.

El taller lo impartió La Costurera Entrometida. Que gran descubrimiento esta mujer. Cuantos conocimientos, arte, energía y humor juntos. Aquí tienes una fan forever Noa.










Las hicimos utilizando unas suelas de Prym. Estas vienen con patrón incluido, las de otras marcas no. Yo me decanté por el modelo clásico pero otras compañeras eligieron distintos patrones de algunos libros que rodaban por allí e hicieron verdaderas monerías. Las mías son ideales para estar por casa. Ya tengo en mente las próximas, con cierre de pulsera y algo de tacón. ¡Por fin tendré las alpargatas que siempre he buscado y nunca he encontrado, como con la ropa!.

Pero no todo va a ser bonito. Hace falta fuerza para atravesar la tela y la suela con la aguja. Fuerza de la que yo carezco así que hasta que apareció el alicate que me prestó El señor de los Ganchillos sufrí de lo lindo. Y también me cargué la aguja que me prestó Manos Revoltosas. Superados esos contratiempos, el resultado ha merecido la pena.

Y aquí estamos muchas de las que las cosimos ese fin de semana:



Esta es la última costura que os enseño del Sewing Camp. Pensé que me daría pena porque iba a ser como una segunda despedida. Pero no lo es, para nada. Siempre nos quedará internet. ¡Y el Club de las Malas Costureras!



Tela: Telas el Metro
Enlazo: MiMiMalasCostureras

miércoles, 8 de noviembre de 2017

FarbenCamp

No es el primero que veis, ya sabéis de sobra de que va. Emulando las costuras sorpresas de Farbenmix (creo que organiza todos los años una, estilo calendario de adviento, pero no me he atrevido nunca a seguirla porque el alemán ya si que se me escapa del todo), Una Modistilla de Pacotilla diseñó esta costura sorpresa que resulto ser un delantal de costura superpráctico que agradecí un montón una vez terminado porque evitó que siguiera volviéndome loca sin saber donde dejar las cosas.

He de decir que me costó sangre, sudor y lágrimas terminarlo y que lo he descosido más que cualquier otra cosa en mi historia costuril. Pero es que la cabeza no me daba. Tanta emoción, tanto hablar, las máquinas que no conocía, el querer estar a todo,... Pero lo conseguí, y me encanta. Lástima que ahora en casa ya no me resulte tan útil, aunque estoy por ponérmelo aunque sea solo para adornar. Es tan mono.




Las telas son retales que ya traíamos cortados de casa. Unos días antes nos dieron las instrucciones de corte para adelantar trabajo. Menos mal, si me tengo que poner allí a elegir telas, seguro que todavía está sin coser.

Los ollaos se los trajo de casa Manos Revoltosas, y nos dio barra libre para usarlos, por si no tuviéramos bastante con todos los patrones que nos regala.

El resto todo obsequio de los patrocinadores de Sewing Camp. Los Snaps de Snapclip, la etiqueta de la abejita de Hilos y más y la cremallera, el charm, la etiqueta de madera de handmade, la cinta y el cierre de The Sewing Cat.

Tanto esfuerzo me costó terminarlo, que así fue como me sentí cuando por fin lo conseguí:



Y aquí estamos muchas de las SewingCamperas con nuestras versiones:




miércoles, 1 de noviembre de 2017

Sewing Camp 2017



En mi vida ha habido un antes y un después del Sewing Camp, y no quería publicar nada sin hacer mi reseña de ese fin de semana. Las costuras por enseñar se acumulan, así que ya va siendo hora de que me ponga manos a la obra.

Hago mil fotos. Quién me conoce sabe que siempre estoy con el móvil en la mano porque me encanta fotografiar aquello que llama mi atención y me gustaría llevar conmigo para siempre. Pero en el SewingCamp estuve tan absorta en lo que estaba viviendo que apenas tengo fotos propias. No hay fotos de la bolsa de bienvenida, de los regalos de los patrocinadores, de las máquinas, ... de nada básicamente. Por tanto, ya os digo que la mayoría de fotos de esta entrada no son mías.

¿Y qué es lo que yo quiero contar? No lo sabía antes de ponerme a escribir, y todavía no lo sé ahora. Voy a dejar que las palabras vayan surgiendo libremente y a ver que sale...

Al principio estaba como en una nube, no quería volver a la realidad, quería quedarme en mi mundo de costura sin fin. Estaba con mi familia de descanso y solo pensaba en llegar a casa, sacar mis telas, mis regalos, coser los patrones que había calcado, hacer distintas versiones de los que si me había dado tiempo a coser, ...

Los días pasan, y la realidad una vez más se va imponiendo. Las telas están lavadas, y en honor a Halloween he de decir que ya he usado dos de ellas, pero nada de todo lo que yo tenía en mente.

Me fui con la idea de abandonar el blog, porque no me da la vida. Pero volví con ganas de seguir con él porque es la única manera que tengo de seguir compartiendo costuras como durante ese fin de semana.

Me fui con el firme propósito de no coser más de una prenda al mes, para no dejar que la costura lo inunde todo, y vengo no solo inundada sino sumergida por completo y sin poder pensar en otra cosa que no sea coser, coser, coser.

Me fui con la idea de no comprar telas porque estaba intentando gastar las que ya tenía y me volví con telas para siete vidas.

Me fui sintiéndome una gruppie y un poco intrusa y me vengo emocionada y feliz de haberme sentido acogida y en casa.

Hoy me pongo a revisar las fotos y la sonrisa no se me borra de la cara. Recordando tantos momentos concentrados en tan poco tiempo. Pienso en vosotras y os echo de menos. Que sepáis que ya estoy ahorrando para el SewignCamp 2018, por si tengo la suerte de volver a estar entre las afortunadas.

Y hoy no me sale más. No sé si más adelante me animaré a hacer un resumen de lo que fuimos haciendo el fin de semana, de momento hay otras compañeras que ya lo están compartiendo, y seguro que lo hacen mucho mejor que yo, porque los detalles concretos se me han olvidado todos, solo me acuerdo de lo que sentí y eso es lo que quería escribir antes de que se me desdibujara también.

Lo que sí quiero hacer ya, por si luego se me olvida, es agradecer la generosidad de todos los patrocinadores que aportaron su granito de arena. Poco a poco iré enseñando, más probablemente por Instagram, lo que voy haciendo con sus regalos.




Y, como una imagen vale más que mil palabras, y, ya os he dicho antes que adoro las fotos, voy a dejar que ellas hablen por mí.
























Bueno, y como decía al principio que tengo atasco de costuras por enseñar, os dejo las fotos de la camiseta Tuca de Manos Revoltosas. Ella, tan generosa como siempre, compartió el patrón con nosotras y a algunas nos dio tiempo a coserlo allí.





Es una camiseta que sienta fenomenal y se cose muy rápido. La tela me la regaló Las Marujadas de Peluchona en el mercadillo. En el cuello le puse camiseta a modo de puño de un trozo de retal que les sobró a uVe Original y a El Señor de los Ganchillos de hacer sus Tucas.

Yo me decidí por manga corta porque ese día tenía calor y toda la ropa limpia que me quedaba era de manga larga. Siempre me llama la atención las cosas tan distintas que podemos hacer con el mismo patrón, y si no mirar



Si os gusta este patrón tanto como a mí, que estoy segura que sí, pasaros por el blog de Imilce que  además ha organizado un CC.

Ah, y se me olvidaba. Mirar que vídeo más chulo



Y ya acabo, con la que debe de ser sin duda, la entrada más larga de mi historia.

Patrón: Tuca de Manos Revoltosas
Telas: de Rebeca de Las Marujadas de Peluchona del Mercadillo del Sewing Camp
Enlazo: Tucas a Tutiplen

miércoles, 4 de octubre de 2017

Pijama Sewing Camp


Llego a tiempo. Por una vez. Bueno, vale. Depende de como se mire porque mi intención era llegar al Yo Coso Flores de Pandielleando y eso no ha podido ser.

Pero llego al Bichito a Bichito de Fans de Ottobre (no llego porque no me di cuenta de que puse el gato en el pantalón y ese patrón no es de la Ottobre, ¡ups!), llego al primer MIMI del Club de las malas costureras y, sobre todo llego, al Sewing Camp con pijama handmade, lo que me libra de dormir en el sofá ;)

Para la parte de arriba elegí el patrón WeekDay de la última Ottobre. Tiene muchas piezas en común con el Ladder Stripes que os enseñé la semana pasada. De hecho, lo cosí antes que el vestido para probar la talla. Presentía que me había pasado de grande y así fue. Con la talla 40 en lugar de una camiseta me quedó una sudadera bastante holgada. Para disimular lo ancha que había quedado terminé el bajo con un puño ancho de la misma tela.




Además de alargar el cuerpo, también alargué mangas, que me gustan extralargas. Las dejé sin rematar para enrollarlas y que se vea el interior de la sudadera. Me gustaba el contraste pero no cambié los hilos oscuros que tenía puestos en la remalladora después de hacer el pantalón y la costura me chirriaba, así que la oculté con unas tiras del Tiger con un mensaje superapropiado.




El resultado me gusta tanto, que no se si confesaros o no, que solo lo voy a usar de pijama en el SC. Después pienso ponérmelo para ir a la calle. Es demasiado chulo para usarlo solo en casa.

Para el pantalón tiré de mi básico. Patrón de leggins autodibujado siguiendo las instrucciones de One Little Minute y añadiéndole dos centímetros de margen de costura.


   


El bajo y la cinturilla de la misma tela de flores para combinar con la parte de arriba, junto con la silueta del gatito (Bichito) para darle el toque "Yo", que para mi gusto estaba quedando un pijama demasiado formal.




No perdais de vista mi Total Look, que hasta me puse las zapatillas de andar por casa para completar el conjunto.

Y qué queréis que os diga, no me voy a quedar con las ganas. Edito para unirme como Dios manda al Club de las malas costureras.





Patrón: Weekday Mod. 1 de la Ottobre 5/2017
Telas: Sudadera de verano del alijo personal de Karu

jueves, 28 de septiembre de 2017

Instagrameando Ladder Stripes


Ya estoy de vuelta. Cambiar de aires sienta fenomenal pero, lo confieso, he echado muchísimo de menos mi rincón de costura.

Allá por el mes de agosto, cuando cayó la última Ottobre Woman en mis manos, me enamoré del Ladder Stripes.


Fue un flechazo compartido a través de Instagram, y menos mal, porque a pesar de tener tanto mono de costura luego me costó mucho arrancar y no lo hubiera conseguido de no haberme comprometido a publicarlo con ellas.

La combinación de telas la tuve clara desde el primer momento. Esa tela estampada creo que ya lleva un par de años en casa esperando su momento de gloria. ¡Y le llegó! Aunque a última hora temí tener que cambiar de planes porque me olvidé de que los dibujos tenían que ir todos mirando en la misma dirección y no me llegaba la tela.


Al final entre unas cosas y otras le he quitado unos 8 cms de largo, y eso que mido más que la modelo, pero yo creo que ha quedado decente, aunque un pelin rozando el límite.

Con la elección de la talla tampoco estuve muy acertada. Normalmente saco la 38 y me queda grande pero esta vez lo quería holgado y me fui a por la 40. Desde que copié el patrón hasta que me puse a cortarlo entré en razón, pero ya me dio pereza volver a copiarlo. Corté sin margen de costura, después tuve que meterle por la costura de la espalda y aún así ha quedado sueltecito, que era lo que yo buscaba.


El resultado no era lo que yo tenía en mente, pero estoy segura de que me lo pondré mucho porque a fin de cuentas, es muy yo.




Pasaros a ver las versiones de las otras instagramers que también se enamoraron de este vestido. ¡Gracias por animarme a coserlo chicas!
MariaJoseDeLaCruz7
Con V de Verónica

Y.... Enlazo con Rums. El último Rums. Que raro se me hace. Me hubiera gustado hacer una megacostura digna de una despedida como la que Rums se merece, pero me conformaré con haber llegado que ya es suficiente. Poco me imaginaba yo el primer Rums que estaría presente en el último. ¡Gracias Mara!. ¡Gracias Rums!.


Patrón: Ladder Stripes Mod. 18 de la Ottobre 5/2017
Tela: Lisa Con Tela y Punto, estampada Cal Joan

jueves, 27 de julio de 2017

Cerrado por vacaciones

El bolso que utilizo para ir los fines de semana al pueblo decidió jubilarse hace tiempo y como bien dicen, en casa del herrero, cuchara de palo. Por no comprar uno y no tener tiempo de ponerme a hacerlo iba y venía con una bolsa del estilo de las de la compra del Carrefour (hecha por mí, eso sí, jaja).

Cuando en I love kutchi publicaron este tutorial ya no tuve ninguna excusa y "solo" fue cuestión de encontrar tiempo.

Lo primero que tenía que hacer era modificar el tamaño. Por más que lo intente no puedo evitar ser de 'burro grande, ande o no ande'. Multipliqué las medidas del patrón por 1,5, pero no me dí cuenta de que se me había ido la mano hasta que ya tenía cortada la tela (y hechos los empalmes porque inicialmente no me llegaba). 



Una vez colocada la cremallera cosí por separado el exterior y el forro, para que no se vieran las costuras interiores, dejando un lateral del forro sin coser para poder darle la vuelta y rematándolo luego con puntada invisible puntada normal (que luego eso no se ve nunca).

Lo que si me gusta hacer es unir las dos capas de tela dando unas pequeñas puntadas en el interior, en las esquinas, porque me parece que hace que el forro quede más asentado.



Puse dos bolsillos exteriores en lugar de uno y los cerré con cremalleras para evitar que se me pierdan las cosas por el maletero.


Elegí una tela vaquera para el exterior y algodón tipo pachtwork para el interior. Lo quería ligero y que ocupara poco espacio cuando estuviera vacío. Me resulta muy práctico, pero hay que reconocer que así no queda muy estiloso. Lleno gana mucho. 


Y así es como está, llenito hasta los topes, listo para las vacaciones.


Voy a ver si me da tiempo a llegar a Rums y me despido hasta la vuelta. 


Telas: Vaquera e interior de Ribes y Casals, bolsillos de Ikea
Enlazo: Rums España