miércoles, 7 de febrero de 2018

Mochila AMiManera II. Tutorial


Aquí están el tutorial y el patrón de los que hablaba la semana pasada.





¿Qué voy a necesitar?

Aproximadamente:
- 50 cms de tela para el exterior de la mochila.
- 50 cms de tela para el forro del interior de la mochila.
- 50 cms de tela para el forro del interior del bolsillo trasero.
- 30 cms de tela para el bolsillo exterior.
- 30 cms de tela para el forro del interior del bolsillo.
- 2 cremalleras de 30 cms
- 1 cremallera de 25 cms
- 2,5 metros de cinta para mochila de 3cms de ancho
- 2 reguladores
- 2 piquetes

Si añadimos la tira para hacerlo bolso, además:
- 0,5 metros de cinta para mochila de 3 cms de ancho
- 2 piquetes
- 1 regulador
- 2 mosquetones.


El patrón

Se puede descargar aquí. Por favor, tener en cuenta que es solo para uso personal y si lo usáis en vuestro blog que sea a través de una referencia a está página.
Ya sabéis la ilusión que me hace que os guste la mochila, así que si la coséis y la enseñáis, please, etiquetarme para que no me lo pierda #MochilaAMiManera @MasDeLoQueMeGusta

Imprimir a tamaño real. En la segunda página hay un cuadrado de control, cada lado debe medir 2 cms.

Son tres páginas, las dos primeras se corresponden con el cuerpo de la mochila y la última con el bolsillo exterior.

Uniendo las piezas 1 y 2 tenemos el patrón completo de la mochila.

El patrón lleva INCLUIDO margen de 1cm en todas las costuras, salvo en el corte del bolsillo trasero. En ese corte hay que añadirle algo de margen, que variará en función del ancho de la cremallera que vayamos a utilizar. (o saber que al final habrá que igualar cortando un poco del lado que sobre).


Cortar las piezas

Para el bolsillo exterior cortar:
-          2 piezas de tela exterior.
-          2 piezas de forro.

Para la mochila cortar:
-          1 pieza completa de la tela exterior.
-          1 pieza completa de la tela exterior cortada por la línea “corte bolsillo trasero” para la parte trasera.
-          2 piezas completas del forro del interior de la mochila.
-          1 pieza completa del forro del interior del bolsillo trasero.
-          1 pieza completa del forro del interior del bolsillo trasero cortada por la línea “corte bolsillo trasero”.


Montaje

Comienzo por el bolsillo exterior.

Lo primero rematar el comienzo y final de la cremallera con tiras de tela para que luego quede más limpio.
Para cada extremo cortar dos tiras de cuatro centímetros por el ancho de la cremallera, una con la tela del exterior y otra con la del forro. Encarar los lados buenos con la cremallera y hacer una costura a 1 cm del borde. Girarlos hacia el extremo y hacer un nuevo pespunte para asentar.


Nota mental: Pensar hacia que lado poner las cremalleras, en mi caso que abran de derecha a izquierda.

Una vez preparada la cremallera, encararla con el lado bueno del bolsillo y coserla. A continuación hacer lo mismo con el forro, cosiendo siguiendo la anterior costura. Dar la vuelta y hacer pespunte para asentar.


Ahora es cuando se une el bolsillo exterior a la mochila. Colocamos la parte de atrás del bolsillo sobre la marca que marcaba su posición en el patrón, lo sujetamos con alfileres y hacemos un pespunte lo más pegado posible a la cremallera que nos permita el prénsatelas. Continuamos por todo el perímetro pero el resto dejando un margen de costura de dos centímetros. A mí me ayuda mucho marcar la línea por la que luego iré cosiendo.


Una vez hecho esto, doblamos la tela de la mochila que hemos cosido al bolsillo para que no nos estorbe y cerramos el bolsillo como si fuera un simple neceser. (dejando hueco para dar la vuelta, girando y cerrando luego ese hueco,..) Con esto tenemos ya tenemos la parte delantera.




Para la parte trasera, preparar, como antes, la cremallera que irá en el bolsillo trasero y unirla con las piezas del forro y el exterior del bolsillo trasero.


Una vez puesta la cremallera, unimos la capa del forro del bolsillo trasero cosiendo, con un pespunte a 0,5 cms del margen, por todo el perímetro. La cara buena del forro debe de estar mirando hacia la cremallera. Así ya tenemos el bolsillo trasero.


Lo siguiente es colocar los tirantes en la parte trasera.

Para colocar los piquetes, cortamos dos tiras de 14 cms, dobladas quedan en 7. Cosemos un pespunte lo más cercano que nos deje el prénsatelas al piquete.
Los colocamos donde indica el patrón y hacemos un pespunte para sujetarlas a 0.5 cms del margen de costura, rematando los extremos con un zigzag para evitar que se deshilachen.


Cortamos dos tiras para los tirantes de entre 90 y 100 cms (para mí las he cortado de 70). Y una tira de 34 cms aprox. (el ancho de la mochila).

Colocamos los tirantes y la tira que los cubre en la posición que indica el patrón (los tirantes a 5cms del centro de la mochila y la tira que los cubre a 2 cms del borde superior).
A mí me ayuda dibujar las posiciones correctas sobre la tela. Primero coloco los extremos de los tirantes teniendo precaución de que no sobresalgan de la línea que luego cubriré con la otra cinta. Luego coloco la cinta justo al lado de la línea que he dibujado y coso usándola como guía.

A la altura de la cinta que cubre los tirantes le he puesto dos piquetes para luego enganchar una tira con dos mosquetones y así usarla ocasionalmente también como bolso.


Pasamos las cintas por los piquetes, colocamos los reguladores y hacemos pespunte para sujetarlos.

Con esto ya está la parte de atrás lista.

Ahora es el momento de  diseñar el interior, en el forro. Yo no le he puesto bolsillos porque no los utilizo, pero ya cada uno, con  lo que necesite. La tira para sujetar las llaves, adornos, …


Por último, de nuevo lo tratamos como si fuera un simple neceser. Colocamos la cremallera y para cerrarlo, como le di un poco de profundidad al patrón cortando las esquinas, primero se cosen los dos lados largos (le paso dos veces para reforzar las costuras por si acaso), luego el bajo de la mochila y en el bajo del forro se deja hueco para dar la vuelta. 


Para cada esquina se encaran y se hace costura a 1 cm del margen, teniendo la precaución de que los márgenes de costura de los bajos queden hacia el mismo lado.


Se le da la vuelta por el hueco que hemos dejado en el forro, se cose ese hueco y ya está. 



Solo queda decorar las cremalleras con cosas chulas y si se eligió la opción con asa para bolso, pues tira, regulador y dos mosquetones.

Por último quiero dar de nuevo las gracias a Imilce de Manos Revoltosas por enseñarme a pasar el patrón a PDF y a Karu de Studio Costura por las cuatro primeras fotos de esta entrada (se nota a la legua la diferencia con las mías).

Y como está mochila es para mí, no voy a perder la oportunidad de enlazar con el MiMi del Club de las Malas Costureras. Allí nos vemos.




Telas: Unicornios de NikoNiko, Dumbo de Tejidos y retales Antonio Meco, cintas, piquetes, reguladores y cremalleras de The Sewing Cat

miércoles, 31 de enero de 2018

Mochila AMiManera

No tenía intención de participar en MiMi hoy, pero parece que los virus empiezan a perder la batalla y quizá me dejen hacer una entrada rápida mientras estoy tirada en el sofá.

La Mochila. Por fín.

Llevaba mucho tiempo detrás de coserme una nueva mochila. Las dos últimas habían sido la de Muchas Telas y tenía ganas de cambiar de modelo, pero no encontraba ninguno que me cuadrara. Al final opté por hacer algo adaptado a lo que necesito y este es el resultado. 





Para mí práctica, cómoda y sencilla pero a la vez resultona. 




 

¿Os apetece coser una? 

Imilce de Manos Revoltosas me ha enseñado a digitalizar un patrón casero y yo necesito dejar constancia del proceso que he seguido al coserla porque me encanta y quiero hacer más, pero tengo memoria de pez. De hecho esta es la segunda que coso, la primera fue mi regalo de Amigo Invisible Sewingcampero para Laura de Con mis manitas. Pasó un  mes entre una costura y otra y ¡ya no me acordaba de nada!.

Pues eso, que iba a ser corto y al final me enrollo. Estoy haciéndome un tutorial y en breve espero poder colgarlo, si os interesa por aquí estará. Me encantará compartirlo con vosotras.



Patrón propio: Mochila AMiManera 
Cintas, piquetes, reguladores: The Sewing Cat





martes, 23 de enero de 2018

12 Meses 12 Telas

De todos es sabido que si una SewingCampera dice salta, las demás saltamos sin pensarlo. Pero si además esa SewingCampera es Las Marujadas de Peluchona y nos propone un reto tan apetecible como este, ¿quién se le va a resistir? Yo no.

A grandes rasgos el reto consiste en seleccionar 12 telas que tengamos dando vueltas por casa y comprometernos a coserlas a lo largo del año. Es tan flexible que ni siquiera nos obliga a que sea una cada mes. Si queréis saber más detalles pasaros por su blog o por el recopilatorio en El club de las Malas Costureras.

Aquí está mi selección:


Os cuento mis planes:

 

La gris es la más aburrida de todas, por eso la he puesto la primera. También en estos momentos la más necesaria. Pantalones para el uniforme del cole. La compré hace un par de años en Tejidos Paredes, pero el niño se quejaba de que picaba y la fui dejando apartada por la pereza de tener que forrar el pantalón. De esta semana no pasa que me la quite de encima (ya solo me queda la cinturilla, jeje).

Su pareja, el forro. También de Tejidos Paredes, pero esta tiene más años, es de mis primeras compras. La voy a gastar del todo. Os confieso que hasta pena me da.


Estas tres son de Ribes y Casals, la primera un retal de polipiel granate supersuave que compré "por si acaso", la segunda una loneta que me enamoró a traición, porque me fui sin hacerle demasiado caso la primera vez que la vi pero luego no me dejó dormir por las noches hasta que volví a por ella, y la tercera una tela plana de algodón que compré a la primera, tras haber aprendido la lección, el mismo día que compré la loneta.

Son una mochila. Llevo meses viéndola en mi cabeza. Le he dado mil vueltas, he pensado mil diseños, he desechado otros tantos y por fin lo tengo claro. Pronto os la enseño.


La primera es Zorb (negro, aunque en la foto no lo parezca). Un material del que no había oído hablar en mi vida hasta que se mencionó en el grupo del SewingCamp porque propusieron hacer una compra conjunta para repartir los exorbitados gastos de envío e impuestos de aduana (desde EEUU). Parece ser que es la octava maravilla del mundo en lo que a materiales para compresas de tela se refiere. De este año no pasa que lo pruebe, que está muerto de aburrimiento olvidado en un rincón el pobre.

La segunda, una franela de Ualatela, tendrá el mismo destino, compresas o salvaslips de tela. Poco a poco voy probando formas y materiales para ver que es lo que más me convence. Os iré contando mis avances.


Estos zorritos de Caljoan ya tenían proyecto asignado cuando los compré, un Zadie Dress de Tilly and the Buttons. Iba a ser mi vestido de Navidad, de Año Nuevo o de Reyes en el peor de los casos... pero a veces los planes del universo no coinciden con los míos y no queda más remedio que claudicar y preocuparse de cosas más importantes que un vestido. A fin de cuentas, si no fue para las Navidades del año pasado, será para las de este.


Sudadera de verano que compre en el Mercat dels Encants el fin de semana del SewingCamp. Tiene proyecto asignado, pero todavía es secreto. Solo puedo deciros que me muero de la emoción.


Punto de camiseta que intercambié con Mi Guerrero y mi Princesa en el mercadillo que se organizó en el SewingCamp. Quedamos en hacer una costura conjunta. No me he olvidado, pero está esperando el patrón o el momento perfecto. La he incluido en esta lista para obligarme a que ese momento no pase de este año.



Otra tela que compré en el Mercat dels Encants el fin de semana del SewingCamp. Hasta esta mañana tenía proyecto asignado, un FarFar Clasic Cardigan de Wardrobe By Me. Es un patrón de hombre que pensaba hacer para mí, estilo oversize. Pero hoy me he dado cuenta de que yo recordaba que era sudadera perchada y en realidad es punto de camiseta así que está en la lista pero se ha quedado sin proyecto. Tendré que pensar en otra cosa...


Y por último estas calaveras que compré en la tienda física de de Caljoan. En esta casa somos muy fans de las calaveras. Bueno, el padre es el que ha terminado contagiándonos a los demás. El caso es que me traje de los tres colores que tenían. En teoría uno para cada uno. El mostaza es el que eligió él. Y esa es mi gran asignatura pendiente, coserle algo al gran olvidado de la casa. Esta tela es suya y de este año no pasa.

Y aquí paro. Podría haber sido el reto 12 meses, 48 telas y hubiera tenido suficientes telas y proyectos en mente seguro. Pero solo son 12. Me apunto en el recopilatorio del Club de las Malas Costureras y os voy contando como termina la cosa.