jueves, 23 de marzo de 2017

Llego tarde a "Tu rollo me suena"

En cuanto terminé esta costura fui corriendo a comprobar la fecha límite para unirse al recopilatorio de Ralet-Ralet y Lilula y, como de costumbre, llegaba tarde por los pelos. A pesar de ello no he podido evitar mencionarlo en esta entrada porque el vestido me lo pide a gritos.







La parte superior del patrón es la archiconocida camiseta ranglán de Naii, que ella generosamente ofrece de manera gratuita en talla S aquí.

Para hacerla un poco más holgada y larga le añadí un centímetro por el centro del patrón, en el centro de la manga y en las caderas. En el bajo le añadí alguno más.


Para convertirla en vestido le cosí una tira de tela de puño y un rectángulo de tela a ojo, un poco más ancho que la camiseta, de la medida que me daba la tela que tenía.

El cuello rematado con puño y asentado con costura en zigzag.



El resultado me gusta mucho. ¿Os recuerda a alguien?

Venga, va, os doy una pista... mirar esta entrada de Mara.

Tooodo este tiempo ha estado en mi lista de CVCQ pendientes, para que os hagáis una idea de mi ritmo de costura.

Me uno a Rums, aunque creo que hago trampas porque el vestido lo hice para regalar. Es la primera prenda de vestir que regalo y es signo de que gano confianza en mis costuras. Hasta ahora no había creído que estuvieran a la altura.

Un vestido hecho con tanto cariño se merecía un envoltorio con mimo, por eso cosí esta bolsita para acompañarlo. La tela es de Ikea, la cinta es de Tiger y la muñeca es un transfer que compré en un bazar.


Me gustaría coserme al menos un par de estos vestidos para mí, pero a saber cuando será eso. De momento mi próximo proyecto es el CC de la camiseta Kiwi Seeds que organiza Cal Joan, nos vemos allí.
.
.
Telas y  demás: Cal JoanTigerIkea
Enlazo: Rums

miércoles, 15 de marzo de 2017

Peto Monstera en compañía deliciosa

Mi primer Rums y no podría haber llegado mejor acompañada.

Hace un par de meses Teresa, de Mi guerrero y mi princesa, propuso a través de Instagram coser el modelo Monstera Deliciosa de la última revista de niños de la Ottobre (1/2017) y casi sin darme cuenta acabé metida en un grupo de WhatssApp junto con excelentes costureras, a la mayoría de las cuales ya seguía desde mucho tiempo antes. Me he sentido como si me dejaran asistir a la ceremonia de los Goya.

El peto me pareció chulo en cuanto lo ví. Por las medidas de la tabla la talla 170 me va bien. Ni me lo pensé. A lo kamikace. Tenía la tela tan justa que ni para dar los márgenes de costura un poco más amplios me llegaba.




Una vez metida en el lío me dio miedo no estar a la altura así que terminé llevándome el peto a clase con Karu. La costura en buena compañía hacen que el tiempo se pase deprisa y que cunda poco. Menos mal que nos dimos un plazo muuuuy amplio.

He aprendido mucho. La importancia de planchar (a base de tanto insistir al final me van a convencer), a rematar vistas para que no se vean por el lado bueno, a colocar bolsillos divinos,..





El resultado técnicamente me encanta, nunca había cosido nada tan elaborado ni que quedara tan limpio y perfecto. Pero en la práctica será algo que use poco. No puedo evitar mirarlo y pesar en un delantal. Me queda ancho, sin forma, y precisamente por ser tan elaborado no se por donde meterle mano para arreglarlo. Me da a mi que así se va a quedar.







Enlazo y también me estreno, si es que atino, con  el blog de Fans de Ottobre

Aquí las versiones tan chulas que han hecho el resto de las costureras del grupo:


martes, 21 de febrero de 2017

Alguna vez tiene que ser la primera

Sigo en mi línea de quitarme el miedo a las bravas. Si  espero la oportunidad de tener algo realmente bonito para enseñar o de lo que me sienta tremendamente orgullosa, no lo haré nunca.

Quiero tomarme esto como un diario de costura, lo mismo que el cuaderno donde apunto las medidas y los detalles de las cosas que voy haciendo por si las quiero repetir.

Hoy es un día tan bueno como otro cualquiera y al fin y al cabo es la primera vez que mi niño me dice que soy la "mejor costurera del mundo", bueno, el ha dicho tejedora pero ya lo traduzco yo.

La culpa la ha tenido este nunchaco (arma de los ninja, según los entendidos de la casa) de tela:



Lo más simple del mundo. Un rectángulo de tela de 6x90, cosido por el lado largo y dado la vuelta. En cada extremo lleva dos rectángulos de goma eva de 7*20. Eso es lo que más me ha costado, enrollarlos en introducirlos dentro del tubo de tela. 

Luego he cosido los extremos con puntada invisible y en el otro extremo de los rollos de goma eva he dado unas puntadas con la máquina para que se queden en su sitio.

El resultado es un nunchaco inofensivo con el que por fin puede jugar sin ponerle un ojo morado a nadie.

Inicialmente formaba parte del disfraz de carnaval, pero me ha hecho coserle otro y ya está jugando con ellos, Acompañaban a este kimono, que evidentemente no ha tenido tanto éxito: 



Hasta aquí la versión resumida, ahora la ilustrada:









Y ahora es cuando ya respiro, le doy al botón de publicar y me tiro a la piscina ¿no?